Iglesia del Convento de Extramuros

El viejo Monasterio agustino que dejaron las monjas sobre 1530 estaría conformado por unas cuantas edificaciones entorno a un patio principal, con una pequeña capilla en una de sus alas, todo ello se va a transformar, especialmente la iglesia,  en otro que supera en mucho lo existente.

Una primera etapa la constituye la iglesia, que se hace de planta nueva y cuya traza y ejecución corre a cargo de Juan del Ribero Rada, prosiguiéndola tras su muerte en 1600 Juan de Nates. La adjudicación de la obra a Juan del Ribero viene dada principalmente por ser el autor de la traza general del convento, como sabemos por el concurso de 1590, que corre a cargo de fray Luis de León, y por haber sido rematada dicha obra en Juan del Ribero, tras el recurso que interpuso a la adjudicación a Juan de Nates Naveda.

Estado actual. Volumetría de la Iglesia

A la hora de trazar la iglesia y dado que parece probable que esta se adosase al convento y claustro existente o previsto, no queda más remedio que ampliar el solar conventual hacia el sureste sobre el camino de Peñaranda. En diciembre de 1595 están ya comenzadas las obras de la iglesia, que se ejecutan de acuerdo a las directrices del arquitecto. Las obras parecen iniciarse con cierta lentitud. Hasta 1597, durante el primer año y medio de obra, se ha resuelto la ampliación del solar mediante el camino mencionado y se han echado los cimientos, comenzando posteriormente las tres hiladas de sillería de granito labrado, que se enrasan en todo el perímetro de la nueva planta. En abril de 1597 Juan del Ribero contrata a los maestros de albañilería para los trabajos de toda la iglesia y es cuando las obras van a un ritmo mucho más rápido, hasta su terminación en 1601.

La obra del arquitecto en Madrigal parte de esquemas compositivos basados en la proporción dupla y en la geometría derivada del cuadrado y la figura cúbica. Así ocurre por ejemplo en la planta de la iglesia, tiene una proporción de 160×180 pies salvo los 15 que mide el ancho de las torres, lo que implica que este pudo ser un primer planteamiento de la traza, el cual se modifica al inicio de la obra para incorporar dichas torres, aspecto que se corresponde con el cambio de criterio reflejado en los protocolos encontrados.

Planta de la Iglesia

 

X