Sala Capitular del Convento de Extramuros

Situada en el cuerpo N.E., junto a la bodega, mandada realizar por Gaspar de Quiroga junto con otras dependencias de suma importancia dentro del edificio como: trazas, iglesia, claustro, refectorio, sacristía…Disponía de mesas y bancos de nogal, que manda hacer el escribano Bartolomé de Dueñas de Madrid, siguiendo las indicaciones del testamento del mecenas al igual que los sepulcros de la familia Quiroga.

La última reforma que se hace en la citada estancia es en 1760, “se reedifica junto con otras estancias del mismo.”

Es una sala ampliada para dar cabida a todos los frailes, favorecida por una buena ornamentación arquitectónica. Está cubierta con bóvedas tabicadas de perfil rebajado, para ajustarse a la altura de los forjados.

En esta estancia se reunían los religiosos con el Prior para hacer el Capítulo (literalmente “se llamaba a Capítulo) es decir, recordar las escrituras de la Regla adoptada por San Agustín y conversar sobre los asuntos concernientes al convento y sus habitantes. Las reuniones se hacían generalmente después de la misa de la mañana. Los monjes se situaban en los bancos sentados por riguroso orden de antigüedad.  El acto termina con una confesión pública de los frailes por las pequeñas faltas cometidas o denunciar las de algún otro compañero (omitiendo siempre el nombre).

 

X