Sacristía

Construida en el siglo XVII bajo el mecenazgo de Gaspar de Quiroga y trazada por el arquitecto fray Alonso de Villanueva, se sitúa sobre el muro de la fachada principal, es decir, mirando hacia la Villa. En esta misma época son diseñados la Iglesia, retablos, sillería coro, revestimientos de la Iglesia, cuerpo de fachada principal, claustro, refectorio, sala capitular y escalera principal. También podríamos englobar en este periodo la enfermería y la bodega, aunque un poco posteriores en el tiempo.

El cuerpo de la sacristía, portería y librería se habían ejecutado al interior con vigas enterizas, sin apoyos para dejar el espacio diáfano. La sacristía decorada al estilo clasicista del momento, era un lugar sagrado en el que se revestían los religiosos y en el cual se guardaban los ornamentos y elementos más importantes del culto: cálices, casullas, manutergio, cálices…

La sacristía debe estar provista de de armarios, anaqueles y cajoneras, debidamente etiquetados, para las vestimentas y demás ornamentos. Numerosos documentos hacen referencia a dicho mobiliario, destacan:

  • En 1747 se ajusta la cajonera existente de la sacristía con el maestro ensamblador del pueblo vecino de Peñaranda de Bracamonte, Juan Bautista Cabañes.
  • En 1749, se pagan 800 reales por el altar de la sacristía, los marcos de dos espejos y doce tarjetas de nogal para los lados de las cajoneras.

Los restos de la cajonera del convento se encuentran en la Iglesia de Santa María del Castilla de Madrigal de las Altas Torres.

La ubicación de la sacristía de este convento es singular, situadas en su mayoría a los laterales de la cabecera de las Iglesia para comunicar ambas, en este caso es a través del claustro, ya que la tenemos situada al lado del coro, a los pies de la Iglesia por el lado de la Epístola; aun podemos ver en el muro del crucero dos puertas labradas que dan al claustro. Esta solución, se debe al cambio de orientación de la Iglesia a la llegada de los frailes al edificio, con la intervención de Juan del Ribero en 1595.

Sobre la sacristía se diseña un campanario o espadaña en la pared con dos ventanas grandes, colocada sobre esta pared para que el sonido de campanas vaya hacia la Villa y se puedan tañer desde el cuerpo bajo de la sacristía y desde lo alto de los dormitorios.

 

X