Madrigal y Mengíbar sellaron su hermanamiento en la villa de Isabel

X